Los calcetines rojos

Sección: Literatura


Me pasé una hora buscando los calcetines rojos. Debía encontrarlos. Inadmisible perderlos.

Aquella mañana, como todas, me levanté a las siete en punto. Como cada día de las últimas décadas que pasé con Ofelia. Era martes, así que tomé el traje gris con la corbata roja. Sabía por el pronóstico que la temperatura sería agradable. En los últimos años, los martes 7 de abril solían tener una temperatura similar. Claro, llevaba mis estadísticas. Desde pequeño me gustó ser previsor y por suerte tenía casi todo controlado. Pero ese día no encontraba mis calcetines rojos que hacía juego con la corbata, y eso me desquició. Una hora retrasado, inconcebible en mí, siendo tan…, “tan previsible”, como decía Ofelia, “tan ordenado”, como pensaba yo, cada vez que ella me lo repetía. Lo desesperante es que no los encontré, ¡y ya eran las nueve! Me detuve, la transpiración comenzó a mojarme la camisa gris. Amagué a abrir el placar, quería cambiármela, tenía muchas parecidas. Pero no pude, un vértigo me rondó la cabeza y tuve que sentarme para inspirar fuerte, el aire parecía faltarme en los pulmones. Me tomé la sien con las manos y miré hacia el suelo. El llanto entrecortado me sorprendió. Al principio lo sentí como ajeno, pero luego fue un aullido de lobo. Mi aullido. Después, un desesperado sollozo de impotencia. Llegaría tarde al funeral de Ofelia.

 

Be Sociable, Share!

Comentarios (1)

Me gusto mucho Norma!

Postea un comentario